Puerta Escénica

Puerta Escénica es una agencia de noticias cultural y crítica teatral y cinematográfica.​ Noticias, entrevistas, crítica teatral, fotoperiodismo.

Una mirada visual. El Nahual

El fotoperiodismo busca resaltar la mirada estética de las obra teatrales, en esta ocasión asistimos a la obra El Nahual.

CARTELERA

Mi Cristo Roto
Mi Cristo Roto
Mi Cristo Roto
{"visible_panels":"3","width":"850","height":"250","orientation":"horizontal","panel_distance":"0","max_openedaccordion_size":"80%","open_panel_on":"click","shadow":"false","autoplay":"true","mouse_wheel":"false"}

Hace un par de meses asistimos a la presentación de “El Nahual” de Carlos Talancón, bajo la dirección de Susana López y con la actuación de Vladimir Villegas.

Con una estética minimalista y con un excesivo uso de cambio de luces nuestra cámara capto los siguientes momentos de la obra teatral, en otro momento estaremos compartiendo nuestra crítica de esta producción.

Me cae que sólo hace falta poner un pie adentro pa’entender por qué lo llaman así… EL
HOYO.

El Nahual – Carlos Talancón
Fotografía: Luis V Rodríguez

A a lo mejor es el pinche miedo de llegar hasta ese punto de mi historia el que me hace como arañarme para no llegar, el miedo de recordar, porque me cae que a veces uno tiene más miedo recordando lo que uno vivió que cuando a uno le toca vivir eso que luego va a recordar.

La historia del Nahual, nos cuenta la vida de aquellos que no tienen voz y que mueren injustamente. Muerte y desaparición de personas que viven en pobreza extrema son el tema central de la historia de Talacón que, mediante un monólogo, hace referencia a múltiples personajes que viven en el “”hoyo”.

“Si este ojo no me falla, don Lupe, yo los sé reconocer rete bien. Fue por culpa de este desgraciado nahual que nunca me casé, estoy seguro que era él el que me ahuyentaba a mi chaparrita.”

Las luces y sonido en la propuesta de Susana López tienen un papel importante, puesto que con estos 2 elementos escénicos, recrean la atmósfera para ubicarnos en tiempos distinto.

Lo que se nos va junto con la vida es eso, el deseo. ¿Por qué eso es la vida, no? Puro andar deseando siempre, deseé y deseé todo el tiempo, y cuando el tiempo se nos agota lo único que queda es la pinche tristeza. Y eso que lo intenté, ¿eh? Uhhhhh…

Una obra donde la cuarta pared se rompe constantemente para que el personaje de “El nahual” interactúe constantemente con el público.

Fotografía: Luis V Rodríguez